__Jul 10 de 2020


NUEVO LOOK


DESPIDOS EN PEMEX


HIJOS DE LA MALA VIDA


YA VALIÓ


JALISCO NUNCA PIERDE


Me duele mucho ver que el esfuerzo que nosotros hacemos en el hospital se va a la borda con la gente inconsciente, relata enfermera del IMSS

nota de Debanhi de la Cruz González

2020-05-05 14:11:58.-
Con gran valentía los doctores, enfermeros, camilleros, paramédicos, todas y cada una de las personas del sector salud se encuentran luchando contra el Covid-19; su vida es un antes y un después, pero la firmeza de hacer frente a la pandemia sigue.

Actualmente el ambiente dentro del hospital es tenso, los pasillos están vacíos, se respira temor por todos lados, incertidumbre en los pacientes, seriedad absoluta, así lo narró Alejandra Márquez, enfermera general de medicina interna del área Covid en el Hospital General de Zona número 46 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Gómez Palacio.

Decidí estudiar enfermería desde los 14 años, mi mamá es enfermera y ella me platicaba de su trabajo, de lo bonito que era y de lo agradecida que estaba siempre la gente con su trato, contó Alejandra.

En el instituto tiene trabajando cuatro años, antes de la pandemia el ambiente laboral era muy relajado, todos nos llevamos muy bien, había risa y convivencia en los pasillos, ahora, aunque tratan de tener empatía con todos es muy difícil, pues con el equipo de protección no pueden verse a la cara y mucho menos poderle sonreír a los pacientes.

Es claro que el miedo está presente, somos el foco principal de la contingencia por estar en contacto con los pacientes positivos en Covid-19, dijo que su principal temor es llevar el virus a casa, a sus padres, hermanos, hijos y demás.

El bienestar de sus pacientes, sus amigos, familia y compañeros del hospital, es su principal motivación en esta lucha, estamos pasando por una situación lamentable y lo único que hacemos mis compañeros y yo es dar confort a nuestros pacientes, darles una sonrisa, una palabra de aliento, escuchar su sentir, manifestó Alejandra.

Los pacientes les motivan a dar su mayor esfuerzo, a ella y a cada una de las personas que laboran en el hospital, dijo Alejandra que dejan a un lado el cansancio para que se queden con un buen sabor de boca por parte de enfermería.
No tener equipo de protección personal completo para entrar al área Covid era una de sus frustraciones en el comienzo de todo esto, sin embargo, señaló que hay que reconocer que muchas personas se lucieron haciéndonos llegar donaciones de caretas, googles, guantes, overoles para nuestra propia protección.

Hoy en día la frustración es la inconsciencia de la población, las palabras de Alejandra son claras: me duele mucho ver qué el esfuerzo que nosotros hacemos en el hospital de portar nuestro equipo de protección personal, de estar dentro de un traje con calor, sudor, sin comer ni tomar agua, mucho menos ir al baño por 8 horas o más, se va a la borda con la gente inconsciente que no cree o no toma las medidas que sé recomiendan, me frustra ver las agresiones que se le hacen al personal de la salud debido a la falta de cultura de toda aquella gente que cree que nosotros los podríamos contagiar, cuando somos en realidad somos nosotros quienes estamos para salvaguardar la vida de la población, dando la cara ante tal situación que nadie quiere estar viviendo.

ASÍ SU DÍA

Su día empieza mi día 8 de la mañana, desayuna, realiza algunos pendientes en casa y a las 12:30 del mediodía, se prepara para ir al trabajo, siempre llevando mi equipo de protección personal, que son googles, overol, lo demás me lo dan en el hospital.

Sale de su casa directo al hospital, al llegar al área se nos dota nuestro kit Covid, que consta de bata, gorro, guantes y botas, desechable todo, ya vestidos, entramos al área revisando a nuestros pacientes. Son ocho horas las que laboramos, durante nuestro turno nos estamos lavando las manos correctamente según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aplicando siempre los cinco momentos de lavados de manos, desinfectando nuestra área de trabajo, así mismo recomendándole a los pacientes usar su cubrebocas, que tengan higiene personal, lavado de manos, etcétera, contó Alejandra.

Al salir del departamento, se retiran el kit de la manera correcta y sanitizan todo, manifestó que realmente es estresante ya que tenemos contacto con cloro, germicida y todo esto nos lástima e irrita la piel, al llegar a casa nos quitamos la ropa y zapatos en el patio, directamente nos bañamos para evitar meter gérmenes y virus hacia nuestra casa.